Espacio Político

13 de noviembre de 2019

Por Miguel Ángel Meléndez Nava

LAS MALAS ACCIONES TIENEN CONSECUENCIAS

Dos acontecimientos muy importantes se suscitaron tanto a nivel nacional como internacional, este fin e inicio de semana,  dos hechos que  acapararon las primeras planas de medios escritos, medios digitales, redes sociales y medios  televisivos y que  por su importancia deben  analizarse  fríamente sus causas,  ya que tanto la muerte de los miembros de la familia Lebaron, en el estado de Sonora, como el derrocamiento del ex presidente boliviano Evo Morales, no son hechos aislados, más bien tienen tintes de revancha y de astargo político, de ahí que  todo hace indicar que no fueron casualidades los dos acontecimientos.

En el caso de las familias Estadunidenses-Mexicanas, de los Lebaron,  las historias que se han difundido en distintos medios de comunicación tanto en Sonora, como en Chihuahua y en algunos medios nacionales e internacionales, nos deja  algunas dudas de la honorabilidad de esas familias, quienes tras varias décadas de haber llegado a  Bavispe Sonara, han logrado formar comunidades con  familiares y amigos, que según algunos relatos no han sido producto del trabajo y el esfuerzo, más bien las han  construido   utilizando  la fuerza y el despojo a campesinos, que por ignorancia o necesidad han cedido lo que eran sus propiedades, tal ha sido la prepotencia y arrogancia de las familias norteamericanas que hasta el agua la han racionado a los campesinos mexicanos,  si bien la masacre en la que fueron asesinadas tres mujeres y seis niños es una barbarie, hecha por mentes enfermas y despiadadas, también deben ser investigadas todas  las causas posibles  que dieron origen a esa masacre, ya que tanto el gobierno federal como los familiares de las víctimas, señalan al narcotráfico como culpable de ese hecho, lo que puede ser posible ya que según comentarios del  Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana Alfonso Durazo, en esa demarcación la lucha entre grupos del crimen organizado es muy cruenta,  la llegada de agentes de la FBI, puede esclarecer el caso, pero también lo puede enrarecer ya que según comentarios algunos familiares de estas familias están involucrados con grupos del crimen organizado,  aunque puede haber otras líneas de investigación, como son que los propios habitantes de esas comunidades se hayan hecho justicia por propia mano, después de que los Lebaron, por décadas han humillado, despojado y quizás hasta matado a campesinos mexicanos que lo único que han peleado es su tierra y que esta familia por ser de origen estadunidense, está  protegida tanto por  autoridades estatales y federales, lo que no sería justo, de ahí que las investigaciones deben ser imparciales para conocer la verdad y no buscar chivos expiatorios, porque toco este tema porque no solo en Sonora y Chihuahua, se dan estos excesos, aquí mismo en Tlaxcala hay  algunos municipios del estado donde  grupos o familias que utilizan  su  poder económico y político, para despojar o explotar a la gente  que menos  tiene, ante la complacencia de  las autoridades de los tres niveles de gobierno quienes  son cómplices y se  dejan llevar por el soborno y la corrupción, hay que recordar que  la gente tiene límites.

Por otro lado los mexicanos, el domingo  fuimos informados por medio de los diferentes medios de comunicación  que el Presidente de   Bolivia,  Evo Morales,  fue derrocado no solo por las fuerzas castrenses si no por millones de Bolivianos, quienes  por 14 años aguantaron un régimen monárquico, que como todo tuvo un inicio bueno y un final triste.

El derrocamiento del ex gobernante Boliviano, causo una serie de comentarios positivos y negativos en el ámbito internacional, donde sobresale la posición del presidente estadunidense Donald Trump, quien festejo la caída del presidente de Bolivia, contrario a la posición que adoptaron los gobernantes de Venezuela, Nicaragua y Cuba y  de algunos otros países como el de México, quienes apoyan al ex presidente, aquí más   que si fue bueno o malo Evo Morales, lo importante es  que los gobernantes deben entender que los hombres que tienen un poder en un estado o en un país deben de cumplir sus periodos por los que fueron elegidos ya que el eternizarse crea vicios y confrontaciones entre la ciudadanía, lo que sucedió  en Bolivia, donde  los partidarios de Evo Morales, lo defendían, por pertenecer a su partido o porque estaban en las nóminas o recibían algún apoyo,   pero la mayoría de su pueblo lo repudiaba, tal fue el descontento que el ejército y la policía se unió para derrocar al mandatario Boliviano, que  en pleno siglo XXI, formo su monarquía, que hoy difícilmente es aceptada  ya que la mayoría de sociedades están formadas  de  gente  preparada y ya no se le engañar, ojala esta experiencia que le sucedió al Presidente Boliviano, le sirva a Presidentes Municipales y Diputados Locales, quienes ya andan en plenas campañas para relegirse o para cambiar de oficinas, primero deben auto valorarse de que han hecho por sus municipios y por sus distritos, si han cumplido con la austeridad y la no corrupción, lo que se ve muy difícil, ya que nuestros diputados locales tienen sueldos y apoyos que en 4 años y ocho meses los ubicaran como los nuevos ricos de la sociedad tlaxcalteca, en cuanto a los presidentes municipales, en su gran mayoría han utilizado sus cargos para beneficiar a sus familias y  para enriquecerse, lo que es fácil de comprobar ya que la mayoría de las cuentas públicas son reprobadas, pero que por arreglos  políticos, son aprobadas y eso lo saben los diputados locales y el Órgano de Fiscalización, ¿o no?.

Comentarios