Espacio Político

23 de octubre de 2018

Por Miguel Ángel Meléndez Nava

 

VIENTOS DE CAMBIO EN EL SNTE

A  dos meses de que las Secciones 31 y 55 del SNTE, cumplan sus cuatro años de gestión sindical, la efervescencia político sindical se “empieza a calentar” como dicen los jóvenes, sin lugar a dudas el SNTE, tanto a nivel nacional, como estatal llegan muy debilitados, primero; porque la Reforma Educativa de Peña Nieto, le dio  la rectoría de la educación  a la SEP, con lo que el sindicato perdió  muchos beneficios que por décadas lo  empoderaron,  como la organización sindical   más fuerte del país y de Latinoamérica, tal fue su fuerza, que la ex lideresa sindical: Elba Esther Gordillo, durante los gobiernos de los panistas: Vicente Fox y Felipe Calderón,  impuso a su yerno como subsecretario de Educación Básica de la Secretaria de Educación Pública, posición que le servía al sindicato, no sólo para inventar programas, donde los presupuestos eran millonarios, sino para tener posiciones en las oficinas centrales y en los estados, donde la líder Nacional  imponía a los Secretarios de Educación.

Así paso en Tlaxcala, con el Hidalguense: Miguel Ángel Islas Chio, quien  durante el gobierno de Alfonso Sánchez Anaya y posteriormente con Héctor Ortiz, no solo dirigía la USET, sino también los dos entes sindicales del SNTE, por cierto,  se dice que durante la gestión del Hidalguense se  autorizaron  plazas y colegios españoles  al por mayor, dándole un auge a las escuelas particulares cuando Islas Chio, representaba a la educación pública, pero no solo eso, si no que Islas Chio, decidía quienes serían los Secretarios Generales, tanto de la Sección 31, como de la 55, lo que creo una crisis de liderazgo sindical, ya que los líderes como Francisco González , J. Carmen, Armando Ramos y Lenin Calva,  tenían que obedecer las órdenes del hidalguense, de ahí que el SNTE, vivió etapas de sumisión y entreguismo oficial.

Ahora, a menos de dos meses que las dos Secciones cumplan su mandato, crecen las inquietudes tanto en las secciones como en las delegaciones ya que la mayoría de maestros ya no se dejan manipular por sus dirigencias y un claro ejemplo fue  el pasado primero de julio donde más del 90 por ciento del magisterio   apoyo  abiertamente el proyecto de López Obrador, lo que crea una incógnita, debido a que surgió una nueva corriente magisterial a fin  a la ex líder magisterial Elba Esther Gordillo Morales, quien después de cinco años de prisión seguramente le quiere cobrar la factura a Juan Díaz de la Torre, quién la  traicionó y la dejó en la cárcel, todo  por la ambición de poder, hoy  tanto la Sección 31, como la 55 llegan al final de sus mandatos sin fuerza, pues en el caso de la sección  31, su líder carece de carisma y de liderazgo, lo que propicio que esta sección perdiera la fuerza que hace unas décadas tuvo con Félix Pérez,  Joel Molina y Albino Mendieta, hoy esta Sección, que siempre se ha caracterizado por ser sumisa a los mandatos nacionales, seguramente estará esperando línea, para sacar sus cartas, aunque va ser muy difícil una nueva imposición, ya que la base magisterial, principalmente los jóvenes maestros ya no compaginan con las viejas prácticas, y en este sindicato ya hay muchos que han cumplido su ciclo, como la maestra: Reyna y cía. que llevan más de una o dos décadas vegetando, los nuevos tiempos exigen  un cambio radical y  si el SNTE, quiere tener presencia debe darle oportunidad a los jóvenes maestros, esto mismo debe pasar en la Sección 55, donde muchos de los que hoy son dirigentes, ya cumplieron sus ciclos, por cierto esta Sección que se ha caracterizado por no dejarse a las imposiciones de la dirigencia nacional, tiene un gran reto quitar a gente que se quiere enquistar en la dirigencia utilizando un  doble lenguaje ya que dicen ser institucionales de día y de noche, o tarde cambian la camiseta según sus conveniencias, y los maestros lo saben y en su momento daremos nombres para que los jóvenes maestros, que van a llegar al Congreso no se dejen manipular ni sorprender por esos esquiroles, que han tomado el sindicato como su rehén para sacar beneficios personales y familiares.

Las dos secciones van a enfrentar su gran reto de  cambiar  sus formas para elegir sus nuevas dirigencias ya que de no hacerlo los jóvenes lo harán ya que tanto la sección 31 como la 55  están divididos sus comités por intereses personales y de grupo, ya que algunos  ex dirigentes  buscan cotos de poder y trataran de imponer a sus incondicionales pero los maestros jóvenes con   preparación profesional deben decidir el nuevo rumbo del sindicalismo, dejando atrás los viejos vicios de no dar oportunidad a la gente joven  porque no son familiares de políticos, o porque no se someten a las órdenes del Secretario en turno, o lo peor del  delegado del comité ejecutivo nacional, que no es más que un parásito, que cobra y vive de lo mejor en el estado y que  no hace nada, pues  sólo andan  con los Secretarios Generales, en eventos sociales, ante este panorama y en vísperas de un nuevo gobierno federal, seguramente los maestros de las dos organizaciones sindicales ya no se dejarán que les impongan a sus líderes, el Congreso de la Unión, ya promovió una Ley, que no permita más los cacicazgos sindicales, ojalá Juan Díaz de la Torre, lo entienda y promueva un Congreso Extraordinario  para su cambio, sino será la nueva corriente sindical quien lo quite y lo llame a cuentas ya que el SNTE, maneja millones de pesos en cuotas sindicales, y no rinde cuentas, por cierto, los dos secretarios de finanzas de las dos secciones suenan como fuertes candidatos, pero primero deben rendir cuentas claras y dejar a un lado su prepotencia y soberbia.

Por último, y hablando del magisterio quiero expresar mi reconocimiento al maestro José López Peralta, compañero maestro que por más de cuatro  décadas recorrió un  camino con diferentes vertientes, y donde siempre trato de dejar una huella, que seguramente al paso del tiempo  será reconocida y  quedará como un ejemplo de trabajo y dedicación tanto en  las aulas, como en el  sindicato y  en el servicio público, descansa en Paz, Pepe o como tus amigos te decíamos “El Cañas”.

Comentarios